Buscando con Pasión
  Sabiduría de procedencia conocida y no tanto
 


 ESCLAVO de las palabras, dueño  de los silencios

A LA LARGA, la máscara se convierte en rostro (Marguerite Yourcenar)
A LO LARGO de todos sus días terrestres el hombre se hace su alma (Pierre Teilhard de Chardin)

Yo soy Aquel al que amo, y Él, al que yo amo, es yo,
Somos dos espíritus viviendo en un cuerpo.
Si me miras, lo ves a Él,
Y si lo miras a Él, nos estás mirando a ambos."
 - Al Hallaj
 
A QUIEN LE DAÑA el saber, enemigo es de sí mismo (La vida es sueño)
ABDERRAMÁN III, He anotado diligentemente los días de pura y auténtica felicidad que he disfrutado: suman catorce.
ABULAFIA, Hayye ha-Olam ha-Ba. Que tus vestiduras sean cándidas. Si es de noche, enciende muchas lámparas, hasta que todo resplandezca. Ahora comienza a combinar algunas letras, desplázalas y combínalas hasta que tu corazón se encienda. Concéntrate en el movimiento de las letras y en lo que puedes producir al mezclarlas. Y cuando adviertas que tu corazón está caliente, cuando veas que mediante la combinación de las letras captas cosas que no habrías podido conocer sólo por ti o con ayuda de la tradición, cuando estés preparado para recibir el influjo de la potencia divina que penetra en ti, entonces aplica toda la profundidad de tu pensamiento a imaginar en tu corazón el Nombre y Sus ángeles superiores, como si fueran seres humanos que se encuentran a tu lado.
AGRAPHA (de Jesucristo). En el estado en que os sorprenda, en él os juzgaré.
AGUSTÍN de Hipona, Ciudad de Dios, XXII, 19. Donde no hay armonía de las partes hay algo que ofende.
.
AGUSTÍN de Hipona, Confesiones, VII, 10. Entré en lo íntimo de mi corazón, y Vos fuisteis mi guía, y púdelo hacer porque Vos me ayudasteis. Entré y vi con el ojo, tal cual, de mi alma, por encima de mi entendimiento, una luz inmutable; no esta vulgar y visible a toda carne, ni tampoco de la misma naturaleza, sino mucho mayor, como si esta nuestra luz fuese creciendo, y haciéndose más resplandeciente ocupase todo lugar con su grandeza.   Tú me tomaste para que viese que existía lo que había de ver, y que aún no estaba en condiciones de ver. Y reverberaste la debilidad de mi vista, dirigiendo tus rayos con fuerza sobre mí, y me estremecí de amor y de horror. Y advertí que me hallaba lejos de ti en la región de la desemejanza, como si oyera tu voz de lo alto: “Manjar soy de los grandes: crece y me comerás. Ni tú me mudarás en ti como al manjar de tu carne, sino que tú te mudarás en mí”.
.
AL MUTANABBI de Sevilla. Evita a tus ojos lo penoso de ver. / Al fin y al cabo, todo pasa, y lo que ven / tus ojos despiertos es como sueño.
 
ALAIN (Émile Chartier), El hombre se forma por el esfuerzo; sus auténticos placeres, debe ganárselos, debe merecerlos. Debe dar antes de recibir. Esa es la ley.
 Geometría y poesía; con eso basta.
. La poesía es la clave de todo orden humano, y, como he dicho a menudo, el espejo del Alma.
Escribir es siempre un acto sagrado.
 El hombre ha conocido los signos antes de conocer las cosas.
 ‘Clarín’, Leopoldo.  Para las almas enamoradas de lo infinito, vivir en Vetusta la vida ordinaria de los demás era como encerrarse en un cuarto estrecho con brasero. Era el suicidio por asfixia.
ALCOFARADO, Mariana de. Cartas de amor. Lloro por todas las inagotables delicias que perdiste.
 Y soy más feliz que tú, porque amo mi propio amor. Mi amor ya no depende del modo como me trates.
ALDANA, Francisco de. . Desde Dios para Dios yendo y viviendo.
ALDROVANDI,La boca es Venus, ya que por ella pasan los besos y las palabras de amor.
 
ALEIXANDRE, Vicente.  Sí, poeta: el amor y el dolor son tu reino, / Carne mortal la tuya, que, arrebatada por el espíritu, / arde en la noche o se eleva en el mediodía poderoso, / inmensa lengua profética que lamiendo los cielos / ilumina las palabras que dan muerte a los hombres.
ia.
ALGAZEL. Confesiones. Quizá la vida de este mundo sea un sueño en relación a la Otra y cuando se muera aparezcan las cosas de una manera distinta a como se ven ahora y se le diga entonces al hombre: ‘te hemos quitado tu velo, tu vista es hoy aguda’.
.
ALONSO, Dámaso. Al fin de cada rama hay una estrella.
.
ALTOLAGUIRRE, Manuel.  ¡Qué juntos los dos estábamos! / ¿Quién el cuerpo? ¿Quién el alma?
AMABA a algunos amigos, pero más a la amistad que a ellos mismos (André Gide)
AMIEL, Diario, 29.04, 1852. Sepamos ser ociosos, lo que no debe confundirse con la pereza. Cuando estamos en una inacción atenta y recogida, nuestra alma borra sus pliegues, se extiende, se desenvuelve, renace con suavidad como la hierba hollada del camino, y, como la hoja marchita de una planta, repara sus daños, vuelve a ser nueva, espontánea, verdadera, original.
AMIEL, Diario, 31.10.1852. La verdadera poesía es más verdadera que la ciencia, porque es sintética y se apropia inicialmente lo que la combinación de todas las ciencias podrá alcanzar si acaso como resultado. El poeta adivina el alma de la naturaleza.
AN-NAWÂMÎ, Abu Zakariya Yahya. Hadiths, 1. Cada persona será retribuida según lo que esperó alcanzar.
ANÓNIMO (Fórmula egipcia). Te conozco porque conozco tu nombre.
ANÓNIMO (Frag. de Turfán M7, budismo chino). Vengo de la luz y de los dioses y ahora estoy separado de ellos, en este exilio.
 

 

 

 

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su mensaje:
 
 

Contador gratis
 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=